Informe Especial: ¿Es así como termina?

Las órdenes ejecutivas del presidente Trump están reescribiendo las reglas de Internet. ¿Qué viene después?

Emisión especial del boletín de Perspectivas de Riesgos Digitales - agosto 2020 CAPSI | SecDev

El mundo se deslizó en una nueva crisis la semana pasada, y esta vez el COVID-19 no fue el culpable. Durante un período de 48 horas, el gobierno estadounidense emitió tres medidas separadas - dos órdenes ejecutivas que sancionan a  WeChat  y  TikTok  y un nuevo programa de red limpia - que podrían hacer frente a una peligrosa reacción en cadena. Los pedidos entrarán en vigor en 45 días y prohibirán a cualquier ciudadano o empresa estadounidense realizar transacciones con ByteDance (empresa matriz de TikTok), o WeChat, propiedad de Tencent. Los anuncios han creado  confusión, incertidumbre, y preocupación  dentro de la comunidad empresarial estadounidense, lo que bien podría ser el punto. No hay duda de que, al jugar la carta de China, la Casa Blanca espera reforzar las posibilidades del presidente de ganar las próximas elecciones de noviembre. Pero las implicaciones podrían ser mucho más graves, amenazando los cimientos de un Internet libre y abierto, fortaleciendo la mano de los gobiernos autoritarios, y acelerando el desentrañamiento de las interdependencias económicas que alimentaron el medio siglo más exitoso de la historia humana. 

Al promulgar estas tres medidas, el gobierno de los Estados Unidos está terminando su papel de larga data como garante de una Internet libre, interoperable, neutral y global. La legislación se está facturando como un medio para mantener las aplicaciones domésticas, los operadores, la nube y el cable a salvo de abusos. Bajo las dos nuevas órdenes ejecutivas, por ejemplo, TikTok y WeChat serán prohibidos en el App Store de Apple y Play Store de Google, y las empresas estadounidenses tendrán prohibido comprar publicidad en cualquiera de esas plataformas. Aunque los abogados tienen unas semanas para descifrar las nuevas medidas, el resultado final es que podrían criminalizar cualquier uso de las redes sociales y equipos de telecomunicaciones, incluida la infraestructura 5G, conectada a China. Es concebible que las nuevas regulaciones se apliquen no sólo a las transacciones de ciudadanos y empresas estadounidenses, sino a todo el mundo, en todas partes. Aunque la aplicación integral de estas regulaciones será prácticamente imposible, y los desafíos legales ya están en marcha, el daño ya se está reflejando.

El presidente Trump sabe muy bien que hay un importante apoyo bipartidista  para reprimir a China, especialmente cuando se trata de defensa. Pero su intento a corto plazo de apuntalar el apoyo interno para su marcada campaña presidencial tiene potencialmente ramificaciones globales a largo plazo. Por un lado, rompe el marco básico de una internet libre y abierta que prevaleció durante los últimos 30 años. También otorga licencias a los autoritarios para que repriman el flujo de información dentro y fuera de sus jurisdicciones, con peligrosas implicaciones para los derechos digitales y humanos. También existe ahora un riesgo real de que Internet pueda dividirse y fragmentarse, con implicaciones que van mucho más allá de las plataformas de intercambio de vídeo para adolescentes. Con relaciones ya cercanas al punto de quiebre, estos movimientos aumentan la posibilidad de un choque entre Estados Unidos y China. Para empeorar las cosas, hay pocas salidas disponibles: los responsables de la toma de decisiones en EE.UU. que se opongan a las medidas para exprimir a China serán catalogados como débiles para la seguridad nacional. 

¿Desacoplamiento, divorcio o desenlace?

Las dos órdenes ejecutivas y la iniciativa de red limpia están profundizando la brecha entre Estados Unidos y China. Estados Unidos puede haber caído ya en una Guerra Fría con China, especialmente a raíz de aranceles masivos sobre cientos de miles de millones de dólares en productos chinos desde 2018. Sus restricciones a las tecnologías chinas, incluidas las exportaciones a Huawei, profundizaron aún más las tensiones. Como mínimo, estos últimos pedidos acelerarán la desglobalización con cadenas de suministro digitales sometidas a un escrutinio y restricciones cada vez mayores. La amenaza de sanción por asociación es un  gran problema para el comercio internacional. Hoy en día, China representa aproximadamente  el 19% del PIB mundial, lo que significa que prácticamente todos se verán afectados por el fallo de Trump.

Sin duda, el presidente de China, Xi Jinping, se beneficia localmente con esta provocación militar estadounidense. Y mientras que los altos niveles tanto en Beijing como en Washington DC están trabajando furiosamente con ByteDance y Microsoft  para llegar a un acuerdo antes de mediados de septiembre, es razonable esperar que China tome represalias. Tiene muchos objetivos posibles para elegir. Por un parte, China podría intensificar la interferencia en las elecciones estadounidenses de 2020, como algunos creen que ya lo ha hecho. Como el segundo mayor tenedor de deuda estadounidense (después de Japón), China también podría deshacerse de bonos, provocando un aumento en las tasas de interés para una economía estadounidense maltratada. Esto podría afectar negativamente la balanza comercial de China a corto plazo, pero también podría perjudicar las perspectivas de reelección de Trump. China también podría presionar a un aliado estadounidense en la región como Australia, lo que causaría un dolor de cabeza para los responsables políticos estadounidenses.

Si bien las últimas órdenes ejecutivas golpean la pirotecnia política, las implicaciones económicas más amplias de estos movimientos políticos son extensas. Las principales empresas de comercio electrónico como Amazon  pueden verse obligadas a repensar cómo obtener componentes de hardware para sus servicios informáticos en la nube. Las empresas tecnológicas con inversiones en China (incluidas las asociaciones con ByteDance y Tencent) pueden incurrir en grandes pérdidas, devaluación, y represalias. Vale la pena subrayar que Tencent es una de las compañías tecnológicas más grandes del mundo - mucho más grandes que ByteDance - y tiene participaciones en estudios de videojuegos, aplicaciones de redes sociales y compañías de música como Blizzard, Snap y Spotify, entre otras. Muchas empresas estadounidenses, incluyendo  Visa,Mastercard  y  Starbucks también utilizan la plataforma de pago de WeChat y sus funciones de comercio electrónico en China. Las órdenes de Trump podrían obligar a estos y a otros negocios a reconsiderar su presencia en China, con implicaciones que superan con creces lo que la Casa Blanca prevé. 

Todavía es pronto para saber exactamente cómo las grandes empresas tecnológicas y tiendas de aplicaciones responderán al pedido, o cómo ByteDance y Tencent tomarán represalias. En última instancia, las abruptas salidas de cualquiera de las dos empresas del mercado, podrían arrojar las situaciones financieras de cualquier empresa con participación en estas últimas empresas chinas al caos, en medio de una crisis económica global. Los impactos serán particularmente graves en los sectores del comercio electrónico y los video juegos. Si los bancos dejan de hacer pagos, las grandes empresas se verán en enormes dificultades operativas. Esto también coloca a empresas como Apple y Stabucks en una posición particularmente difícil dada su proximidad con WeChat. Un resultado posible sería que los consumidores chinos que dependen masivamente de WeChat podrían simplemente dejar de comprar iPhones.

Nuestra opinión

La relación EE.UU.-China está en tocando fondo. Los últimos movimientos de la Casa Blanca representan el clavo final en el ataúd de la contención, y la aceleración de la competencia. Los últimos movimientos para bloquear TikTok y WeChat - junto con sanciones a los altos funcionarios de Hong Kong y Beijing involucrados en la aplicación de la Ley de Seguridad Nacional - forman parte de una campaña estratégica más amplia contra China. El gobierno de EE.UU. tiene la intención de acelerar el desacoplamiento de China, y el potencial de una escalada violenta es real. Sin duda, las consecuencias de estas órdenes ejecutivas tendrán impactos mucho más amplios y de largo alcance. Estas son tres consideraciones principales que los ejecutivos deben considerar.  

·         Está en juego el futuro de una internet libre y abierta. Desde el nacimiento de Internet en 1989, Estados Unidos y una coalición de Estados afines han estado a la vanguardia de mantenerla abierta e interoperable. Este enfoque no siempre fue acogido con satisfacción por otros. Por ejemplo, países como China y Rusia pidieron más supervisión nacional y restricciones a la gobernanza de Internet, incluso a través del Grupo de Expertos Gubernamentales de las Naciones Unidas (GGE). Los últimos movimientos de Trump invierten una posición estadounidense de larga data que fue fundamental para promover los derechos digitales, la innovación, y la economía digital en general. Es probable que otros países se unan al coro para la readecuación de Internet, lo que podría afectar a las corporaciones occidentales grandes y pequeñas.

·         El retroceso de China podría socavar el retorno al crecimiento. China intensificará su presión política y económica internacional en los próximos meses. La orden ejecutiva de EE.UU. contra Tik-Tok y WeChat se produce inmediatamente después de una disputa en curso en torno al papel de Huawei en la construcción de infraestructura 5G a nivel mundial. Es poco probable que China se quede de brazos cruzados, y podría utilizar su creciente alcance mundial al involucrar a aliados de toda Asia y Africa para promulgar leyes y restricciones recíprocas que dificulten el funcionamiento de las corporaciones occidentales en el extranjero.

·         La creciente fricción aumenta el riesgo geopolítico. Durante al menos tres décadas, Internet ha lubricado las ruedas de la globalización. Con la segmentación selectiva de algunas de las firmas tecnológicas más grandes del mundo, ahora está en riesgo. Para las corporaciones que han establecido cadenas de suministro “justo-a-tiempo” a la expectativa de que las fronteras sean menos relevantes, ahora la realidad de los muros fronterizos en el ciberespacio podría obligarlas a reconsiderar sus cadenas de suministro digitales, desde los dispositivos que utilizan hasta el software que se ejecuta en ellas. El tecnonacionalismo tendrá un impacto negativo en las relaciones políticas, sociales y económicas en casi todas partes. Las dimensiones digitales de la geopolítica están más cambiantes que nunca.

Si bien la gobernanza de Internet no va a cambiar de la noche a la mañana, es más urgente que nunca examinar cómo los cambios en las relaciones entre China y Estados Unidos pueden afectar a las cadenas de suministro físicas y digitales. La comprensión de las dimensiones digitales de la competencia geopolítica debe elevarse al tope de la agenda en las salas de juntas ejecutivas. Evaluar la relación entre los cambios en la gobernanza de Internet y sus implicaciones para las operaciones concretas, incluida la dependencia de proveedores externos, es más importante que nunca. Todo esto subraya la importancia de catalogar regularmente los activos y dependencias de TI, apostando cuidadosamente a los proveedores y revisando las decisiones de inversión sobre la infraestructura de TI real y futura. Entender quién opera los servicios en la nube es ahora tan importante como dónde estos se encuentran físicamente ubicados.


Sobre esta publicación

La publicación del boletín de Prospectiva de Riesgos Digitales COVID-19 para Latinoamérica y España es el resultado de la alianza CAPSI / SecDev.

¿Quieres saber más? Podemos ayudar.

La Cámara Argentina de Profesionales en Seguridad Integrada – CAPSI – integra actores públicos, privados y académicos en busca de mejorar las políticas y la toma de decisiones, de los sectores público y privado, en materia de Seguridad y Defensa, a través de la investigación y el análisis. Somos una organización sin fines de lucro, no partidista y comprometida con el desarrollo y la evolución de la seguridad.

SecDev es una firma de consultoría de riesgos digitales. Ayudamos a clientes privados, públicos y sin fines de lucro a prepararse, responder y desarrollar resiliencia contra las amenazas digitales. Estamos comprometidos a proporcionar a los líderes sénior de las organizaciones, las herramientas que necesitan para navegar por un mundo de incertidumbre digital.

Contáctenos para:

●     Servicios de asesoramiento para C-Suite:

●     Sesiones informativas especializadas y seminarios web;

●     Diagnóstico de riesgos digitales;

●     Evaluaciones geopolíticas de ciberseguridad; Y

●     Monitoreo especializado de medios, investigaciones y due diligence.

Algunos proyectos en los que estamos trabajando:

●     Monitoreo de desinformación COVID-19 en Bangladesh

●     COVID-19 y monitoreo de extremismo violento

●     Tablero de comando e índices de preparación y respuesta a la pandemia a nivel de la ciudad

●     Monitoreo de disturbios sociales COVID-19

●     Resiliencia digital nacional para recuperación post COVID-19

●     Ciudades inteligentes y oportunidades digitales en la era COVID-19

www.capsi-ar.org | www.secdev.com